The Meyerowitz Stories (New and Selected), una joya del indie 2017

Opinión: Rafael Lechado / Echados Viendo Tele

Es sumamente agradable encontrarte con una película de calidad sin esperar nada de la misma, sin siquiera saber la referencia que hay acerca de ella o haber visto un tráiler antes. Con The Meyerowitz Stories (New and Selected) me topé con un joya del indie que da gusto repasar para digerirlo mejor.

Este filme está dirigido y escrito por Noah Baumbach, a quien pueden conocer por The Squid and The Whale (buenísima) y que en esta ocasión nos trae una visión muy particular de una familia en Nueva York, una familia que tiene a la cabeza un artista de la tercera edad, Harold Meyerowitz (Dustin Hoffman) y la relación con sus hijos Danny (Adam Sandler), Jean (Elizabeth Marvel) y Matthew (Ben Stiller).

Eso en primera instancia es lo que mueve el guión de esta película pero la verdad es que hay tantos diálogos que saltan de un momento a otro, escenas que se traslapan con otras sin previo aviso o bien ángulos de cámara que muestran directamente las facciones de sus protagonistas, que se darán cuenta no están viendo algo ordinario sino más bien una manera totalmente original de abordar unos problemas de familia adulta. Y digo adulta porque aquí todas son personas mayores, quienes deben lidiar de alguna u otra forma con cicatrices que les ha dejado el papá ya sea por su negligencia o por su egoísmo (después de todo es artista y ya saben cómo son la mayoría de éstos).

En cuanto al estilo hay que mencionar que pareciera un híbrido entre Woody Allen y Wes Anderson, aunque resalta por su propia esencia a medida que pasan los minutos y que la convierten en un producto muy auténtico.

Harold vive con Maureen (Emma Thompson), su cuarta esposa, una terrible cocinera y que le gusta mucho la bebida, pero que a la vez trata de adaptarse bien con los hijos de su esposo y no estorbar demasiado en la relación con ellos.  Por cierto, aún no lo he mencionado pero esta es una comedia oscura y cuando tira chispazos realmente dan risa por ser situaciones incómodas y totalmente inesperadas. En varias de ellas se luce Maureen o la misma Eliza, hija de Danny, quien posee una pasión artística por el cine aunque sus proyectos son bastante excéntricos y explícitos, pero no contaré para no arruinarles esa sorpresa.

El desarrollo del filme se va dando por ciertos capítulos, vamos a pasar bastante tiempo con cada uno de los hijos de Harold, en donde vale mencionar que Danny y Jean son de la misma madre mientras que Matthew es de otra mujer, aspecto que da mayores elementos para que la interacción entre ellos vaya progresando de una forma que se siente muy natural a pesar de tantos enredos que veremos. Una simple conversación entre padre e hijo puede volverse una situación impredecible y divertida, aunque también deja en evidencia qué tipo de persona es cada uno, eso sumado a grandes actuaciones por parte de todo el casting.

Harold es un hombre que no se siente completo por no tener suficiente reconocimiento por su trabajo artístico; Danny tampoco, sus sueños de ser músico quedaron en el pasado mientras su hija se hace independiente; Jean es de las más interesantes, ella está ahí y al mismo tiempo parece que nadie la ve y con Matthew, bueno, es el más exitoso y el único mimado, aunque eso lo saben sus medio-hermanos más que él, ya que su padre nunca se esforzó en decírselo demasiado. Son todas esas piezas las que se van a ir mezclando de una forma muy interesante, atrevida, inteligente y meticulosa en esta película.

Cuando Harold entra en coma luego de haberse dado un golpe en la cabeza y no haber ido al médico, los hijos logran acercarse más entre ellos, momento que les permite de igual forma relucir sus diferencias y semejanzas. A como hay momentos de equilibrio con todos ellos cantando alrededor de un piano hay momentos de explosiones de ira y pizcas de depresión, lo que al final es algo que a pesar de diversas locuras hace esta historia una en donde se toca el nervio familiar, dejando así uno de los filmes más interesantes que pueden ver en las propuestas independientes de este 2017.

The Meyerowitz Stories