Termina rodaje de “Matar a Julia”, ópera prima del director colombiano Juan Diego Puentes

La ópera prima del colombiano Juan Diego Puentes ha terminado su rodaje, una historia de la antiutopía de la presente Buenos Aires.

El director cuenta con Benjamín Coehlo, Julián Infantino, Natacha Mendez y Vera Spinetta, en esta cinta de secretos, pasiones y fatalidades, en donde la principal fuente de placer es una droga.

Para Puentes, una de sus inspiraciones para el filme ha sido el libro que leería en la universidad, “El origen de la tragedia” de Friedrich Nietzsche, que presenta los conceptos del orden y el caos.

“En un presente distópico, donde la incertidumbre de la sociedad contemporánea acabó con la certeza y la afección de las personas, nadie sabe en qué creer o qué sentir. Matías (Benjamín Coehlo) y Santiago (Julián Infantino) son dos amigos que se topan con una idea revolucionaria: Una droga que eleva la conciencia a un estado de éxtasis supremo, que una vez llegado a su clímax, deriva en la muerte. Llevando esta excéntrica idea a la realidad, diseñan un negocio de asistencia al suicida y al enfermo terminal, ofreciendo algo que nadie más puede ofrecer: la muerte ideal.”

El filme se rodó totalmente en la ciudad de Buenos Aires, Argentina, especialmente en Congreso, Belgrano y Microcentro. “Matar a Julia” se estrenará el próximo año.