La primera cinta animada que aborda contenido filosófico y poético.

 

El cine en su afán de reflejar el movimiento de las imágenes, le ha dado vida a muchas historias, tal es el caso del primer cortometraje de animación que aborda temas filosóficos y poéticos L’idée (The Idea), del director mítico de la animación Berthold Bartosch.

Este cineasta retomó la obra del artista Frans Masereel, “The Idea” (1920), realizada en una serie de xilografías (Técnica de grabar imágenes en madera), donde reflejó la naturaleza indomable de las ideas, representando la lucha del orden político sobre el nacimiento de una nueva idea.

Bartosch, tenía fuertes inclinaciones izquierdistas y adaptó esta obra a su contexto ya que en la Europa de la Primera y Segunda Guerra Mundial, las ideas revolucionarias estaban en auge y el régimen luchaba por manipular estos pensamientos o eliminarlos.

En esta obra cinematográfica hay una potente reflexión sobre la lucha, el poder, la importancia del pensamiento y el cuestionamiento. En este sentido aclaramos que en esos tiempos, las obras de animación eran una innovación y no eran consideradas infantiles.

El filme tiene una duración de 25 minutos e inicia dándole significado a la idea:

Los hombres viven y mueren por una idea

pero la idea es inmortal

puedes perseguirla,

puedes juzgarla,

puedes prohibirla,

puedes sentenciarla a muerte.

Pero la idea sigue viviendo en el espíritu de los hombres…