La fotografía en el cine

Hoy en el día mundial de la fotografía se nos hizo interesante realizar una especie de resumen de los fundamentos de la fotografía en el cine, para todos los aficionados de la imagen cinematográfica en general y sobre la labor de la cámara, además del director de la fotografía en particular, ya que es una figura importantísima dentro de un rodaje y muchas veces, en postproducción.

Es fundamental que él fotógrafo y el director encuentren una buena sintonía creativa y que se comprendan mutuamente durante la filmación de la futura película ya que su trabajo está en continuo contacto y consiste en seleccionar una parte de la realidad, es decir, encuadrar la imagen y decidir qué objetivo, distancia, altura, diafragma, movimiento de actores y de cámara, acompañan a la narración de la historia. Todas estas cosas, además de la iluminación, la sensibilidad de las películas y su tratamiento, darán forma al estilo del fotógrafo, además no podemos olvidar el formato final, si nos servimos de uno panorámico o más cuadrado.

El cine adquiere pleno sentido, o alcanza su magnitud, cuando se fusionan cuidadosamente la palabra y la imagen las películas son consideradas como obras maestras son visualmente poderosas, Robert McKee, por ejemplo, llamaba a los grandes artistas, de cualquier tipo, “maestros de la técnica”, y no le falta razón. Para llegar a ser un gran artista, en literatura, en música, en pintura o en cine, hay que dominar la técnica hasta en sus aspectos más superficiales.

La cámara (tanto de vídeo como cinematográfica) no tiene por qué permanecer inmóvil ni esclava de su eje perpendicular. De hecho, permite grandes variaciones de angulación y movimiento tanto apoyada en un trípode o una grúa, como situada sobre un travelling o sobre el hombro del operador y para esto hay que conocer estas posibilidades para su posterior empleo con diferentes fines expresivos.

LA ANGULACIÓN
1.-Eje Perpendicular
2.-Picado
3.-Contrapicado
4.-Angulación aberrante

EL MOVIMIENTO
1.-Panorámica
2.-Travelling
3.-Cámara al hombro
4.-El Zoom

Tanto en el cine como en nuestra vida diaria, el arte de la fotografía siempre ha sido esencial de la misma manera que cuando viajamos, estamos con amigos, queremos divertirnos haciendo fotos o queremos recordar algún hecho, realizamos fotografías para inmortalizar el momento en nuestra cabeza y plasmarlo en imagen. Qué mejor placer que ver una fantástica puesta de sol llena de colores y contrastes. Con el cine nos ocurre lo mismo, gracias a la magia de algunas imágenes que vemos en la pantalla, nos quedan en la retina y podemos recordar diferentes escenas de películas con las que hemos disfrutado.
Los directores de fotografía hacen auténticas maravillas con las imágenes, y nos muestran paisajes, escenas cotidianas, luces, colores o sombras de maneras increíbles, que convierten una buena película en algo más. Por desgracia, algunas veces, son los grandes olvidados, pero que sería de Terrence Malick sin un director de fotografía como Emmanuel Lubezki, o Clint Eastwood sin Jack N.Green, e incluso el genial Stanley Kubrick sin John Alcott. Estos geniales artistas tienen un papel importantísimo en el cine.
Es difícil entender una película sin una buena iluminación detrás, para crear una atmósfera contextualizada con la época y el momento del filme.

Algunos de los mejores directores de fotografía de cine, que gracias a su arte han complementado grandes Películas con su perfecta manera de captar imágenes, Colores, luces, sombras y tinieblas es de lo que está hecho el cine.

Billy Bitzer: Considerado el primer director de fotografía, tuvo junto al director David W.Griffith una larga participación en películas. Cintas como “El nacimiento de una nación” (1914) o “Judith of Bethulia”, donde juega con contraluces y una iluminación difusa, consigue una poética visual, en unos años en que la fotografía en blanco y negro, tenía una gran importancia en películas mudas.

191

Nestor Almendros: Realizando sus mejores trabajos en Francia, con la Nouvelle Bague. Ganándose el respeto con cintas como “La historia de Adéle” (1975), pasó a Estados Unidos para realizar filmes como “Kramer contra Kramer” (1981) o “Días del Cielo” (1978) con Terrence Malick. Fotógrafo que le da mucha importancia a la luz natural y a los paisajes abiertos.

192

José Luís Alcaine: Uno de los grandes del cine español. Ganador de 5 premios Goya, fue el primero en utilizar la luz de tubos fluorescentes como luz principal. Podemos ver sus trabajos en “Volver” (2006) o “Belle Époque” (2002)

193