La actuación en el cine

La actuación es el trabajo realizado por un actor o actriz al representar a un personaje en una obra cinematográfica o de otro tipo.

La verdadera creación en la actuación se puede realizar una representación por medio del vestuario, el maquillaje, los decorados, los accesorios, la iluminación, la música y los efectos especiales. Estos elementos se usan para ayudar a crear una ilusión de lugares, tiempos, personajes diferentes, o para enfatizar una cualidad especial de la representación y diferenciarla de la experiencia cotidiana, pero en realidad no son tan importantes, se utilizan, pero no hacen la esencia de la actuación.

hoy2
Es fundamental el ritmo en la actuación, como en todos los instantes de la vida, todo en el mundo es ritmo. Cada obra tiene un ritmo verbal, el del texto, y también el visual, los movimientos, el ritmo de toda la representación; acelerar, alentar, detenerse, de eso se trata.

 El artista debe sentirse cómodo con el texto, con el personaje, sin llegar a una excesiva identificación con el mismo.

Hacer cine es un trabajo de equipo, con roles bien definidos, y nada peor para un proyecto que sus participantes no tengan con él un nivel de pertenencia potente.

hoy3

Los actores generalmente llegan al proceso ya iniciado, y la primera tarea del director será la de seducirlos, enamorarlos, con el proyecto.

En el cine el actor tiene mucho menos registro que en el teatro de cómo va el trabajo; es el director el que tiene una visión menos fragmentada, el que puede evaluar una actuación dentro de la totalidad, porque puede ver el resultado en el encuadre al momento de filmar y porque tiene en su cabeza la totalidad del guión y las transformaciones del personaje.

El actor necesita confiar en la palabra del director, en su opinión sobre una escena, o la manera de decir un texto.
Los actores a veces desconciertan a los directores con cosas que parecen insignificantes, casi tontas: si dejo que el pañuelo asome por el bolsillo, si puedo sentarme con las piernas cruzadas, si en esa escena puedo mirar hacia arriba, pero son esas cosas, casi mínimas, las que tal vez le den al actor la seguridad que necesitan, o de dónde agarrarse para construir el personaje.
hoy4

El director debe ser delicado, debe escuchar al actor, protegerlo, respetarlo, para poder comunicarse con él de la mejor manera, y crear un vínculo de crecimiento desde el punto de vista humano y profesional.

Trabajar junto a los actores es un saludable acto de creación, una manera maravillosa de hacer contacto con los demás: llegar al salón de ensayos, reunirse con los actores, trabajar con ellos, aprender a escuchar las palabras y el corazón del autor junto con ellos, es una forma de vivir, la mejor de todas para quienes sienten esta vocación.

hoy 5

 El actor debe estar cien por ciento consciente del público, en todo momento y no debe olvidarse nunca de los espectadores, porque, en caso contrario, se retrae a una especie de soledad, de mundo privado, y el espectador pierde interés en él.

Es este trabajo, el del arte escénico, la actuación, una búsqueda de conexión con el espectador, no se lo puede dejar aislado en una actitud pasiva, hay que mantenerlo activo, partícipe de lo que sucede en la obra puesta en escena.