1,2,3 ¡A Bailar!

 

Opinión: Omar García

Con satisfacción hemos visto que en los últimos años el cine latino va en ascenso, en contenido, calidad y -como consecuencia-, en taquilla. Los aficionados al cine se quejan, algunas veces sin razón, por la falta de títulos independientes en las carteleras. Sin embargo, lo que sucede es que el dinero destinado al mercadeo de las grandes producciones es enorme comparado con los escasos recursos para publicidad de producciones latinas. En las salas de cine de Managua se presentan este tipo de películas, pero debido a que pocas personas asisten en las primeras dos semanas, se suspende su exhibición. Ocurrió con La Ley de Herodes o Relatos Salvajes. Si no las ha visto, búsquelas porque se las perdió.

1,2,3 ¡A Bailar! Representa al país en la quinta edición del programa Doctv Latinoamérica, cuyos afiliados y colaboradores en la difusión y promoción del documental en Nicaragua son la Cinemateca Nacional y Canal 6. Ganó la V Edición en Nicaragua con el tema en común, Elegimos la Felicidad. Forma parte de 17 historias de personajes luchadores y optimistas. Historias inspiradoras que reflejan una realidad opacada por las noticias negativas de la región. Desde el 28 de agosto inició la difusión en 21 estaciones de televisión públicas.

El director José Wheelock juntó tres historias distintas, tomando como hilo conductor la música y el baile:

La primera es sobre ese bonito proyecto que sacó de la monotonía a decenas de adultos mayores de Managua y hasta de los Departamentos, que se reúnen desde hace más de 20 años en ese emblemático edifico de la Central Sandinista de Trabajadores, conocido desde siempre como Casa del Obrero para bailar, volver a vivir, encontrarse con viejas amistades y hasta contraer matrimonio. No estoy seguro si el documental lo menciona, pero no debemos olvidar que el fundador de ese espacio de recreo musical fue el destacado locutor y vibrante lector de noticias  Alfredo Martínez Martínez, quien falleció en julio de 2009.

La segunda historia es sobre Verónica Arana, profesora de Fundación Psicodanza Nicaragua que trabaja con niños con discapacidad, quienes a través de la música y la danza mejoraran su nivel de vida y autoestima. Me alegra que se refleje porque estoy al tanto de dos proyectos personales similares. El otro es Psicoballet Nicaragua, que fundó y dirige Patricia López.

La tercera parte muestra a los miembros del tradicional Baile de Negras de Masaya; un grupo de jóvenes que se organizan y recolectan dinero para bailarle a San Jerónimo.

En pocas palabras, 1,2,3 ¡A Bailar!, es un documental nicaragüense en el que brillan todos los que aparecen. Se identificará con ellos. Nuestro entorno, cultural y fiestero en un nivel artístico impresionante que sólo se logra con el cine.